Liverpool sufre ante un batallador Roma y es finalista de Champions

Buscan su sexta "orejona"

El equipo de Liverpool sufrió con el trámite en este compromiso de vuelta de las semifinales a pesar de perder 4-2 contra AS Roma y clasificó a la gran final de la Liga de Campeones de Europa 2017-2018, donde se medirá al Real Madrid.

El colchón que consiguió en Anfield por 5-2 sirvió apenas a los Reds para instalarse en el choque decisivo por el título contra un equipo romano batallador, que vendió cara la eliminación y le propinó a los ingleses su primer descalabro en esta competición.

Los errores puntuales del local y la contundencia del Liverpool complicaron la situación para la Loba, que tenía que ganar 3-0 o por tres de diferencia distinto al 5-2 para llegar a la final y se quedó a nada, a un gol, de mínimo forzar a los tiempos extra con la victoria de hoy por 4-2 en un llenísimo Olímpico de Roma.

El mediocampista belga Radja Nainggolan facilitó el camino del Liverpool cuando regaló un pase en la salida que acabó con el gol de Sadio Mané para poner el 1-0 visitante apenas a los nueve minutos.

AS Roma fue incisivo, arriesgó, se jugó el todo por el todo y empató 1-1 a los 15 minutos con un autogol de James Milner, tras un despeje de Dejan Lovren. Los italianos se recuperaron y se metieron al encuentro, el sueño de remontada estaba intacto.

Liverpool no dejó de atacar, fue peligroso en el contragolpe con su tridente poderoso, encabezado por el egipcio Mohamed Salah, aunque hoy pasó inadvertido. Los Reds volvieron a tomar la ventaja 2-1 con el cabezazo de Georginio Wijnaldum, al 25´, luego de un tiro de esquina.

El estadio Olímpico se apaciguó un poco, los ingleses se sabían finalistas de una manera sencilla, pero los italianos sacaron la casta, el orgullo, el corazón para quedarse a la orilla y meter un susto a los visitantes.

En el complemento, la suerte y la puntería del AS Roma mejoró pero algo tarde, el bosnio Edin Dzeko estuvo atento a un rebote del portero Loris Karius para colocar el 2-2, al 52´.

Los anfitriones continuaron al ataque, necesitaban tres goles más para forzar los tiempos extra y la esperanza creció con un golazo de Radja Nainggolan desde afuera del área, que dejó quieto al cancerbero del Liverpool. Un 3-2 a los 86 minutos.

El 4-2 romano se generó en la compensación, al 90+4, en un cobro de pena máxima ejecutado por el mismo belga, ya no hubo tiempo y la Roma estuvo a nada de otra remontada tal y como lo hizo para eliminar al Barcelona. Liverpool tuvo fortuna, se confió y casi lo paga.

Con 13 goles entre los dos partidos, esta fue la serie con más anotaciones en la historia del certamen desde que se llama Champions League.

Liverpool avanzó a la final donde el 26 de mayo en Kiev chocará contra el Real Madrid, los ingleses en busca de su sexta orejona y los españoles van por la décima tercera.

Lo más rankeado
Ranker semanal